Método BLW, ¿En qué consiste?

BLW, siglas de Baby-Led Weaning, es un método de alimentación complementaria muy extendida en Estados Unidos y que está llegando a Europa. Se suele traducir como“alimentación autorregulada por el bebé”; este método sigue la forma de pensar de la crianza con apego, en el que se asume la buena voluntad del bebé y se confía en sus capacidades, y consiste en que desde que comienza la introducción de alimentos se deja que el bebé coma solo.

Según el BLW, se permite al bebé conocer nuevos sabores, olores y texturas, enseñando al bebé a elegir respetando sus decisiones y permitiendo al pequeño comer a su ritmo. Así, los padres simplemente suministran la comida al bebé dejándole espacio para que decida qué quiere comer, cuanto y en qué orden.

Esta opción para alimentar al bebé, además de estar de moda, viene avalada por estudios como éste de Reino Unido y que explica que al respetar los ritmos de hambre y saciedad del bebé se evita que coman más de lo que necesita: además si se ofrecen alimentos diversos al bebé éste es capaz de comer equilibradamente.

_20151105_185531

Imagen:Verdeliss

Cómo iniciar el BLW  con el bebé

El mejor momento para comenzar con este método es antes del primer año, una etapa de gran crecimiento y de descubrimiento del mundo para el bebé; eso sí, es importante que los peques ya se queden sentados correctamente ellos solitos antes de empezar a comer sólidos por su seguridad. Hay que tener en cuenta las limitaciones del bebé y entenderlas, ya que la psicomotricidad del pequeño tarda en desarrollarse. Para ello se puede ayudar al bebé cuando tenga dificultades para comer algún alimento, ofreciéndoselos y sin obligarle a tomarlos si no los quiere.

El bebé aprende antes a coger porciones grandes y morder los bordes, más adelante empezará a usar el índice y el pulgar como pinza pudiendo coger pedacitos más pequeños. El siguiente paso sería el tenedor, más sencillo de utilizar para ellos que la cuchara.

Sobre la comida que se debe ofrecer al bebé, hay que usar el sentido común. Se trata de poner al alcance del pequeño comidas variadas, pero éstas deben ser sanas y adecuadas a su edad: lo ideal es consultar la dieta con su pediatra. Por ejemplo, desde los 6 meses son adecuados los cereales, la fruta, la verdura y la carne y el pescado cocidos.

Con los meses se introducirán nuevos alimentos y formas de cocinar hasta que acabe comiendo lo mismo que los demás, ya estando avanzado el primer año del niño. Por supuesto, los alimentos deben ser saludables para que el bebé se acostumbre a comer de forma sana, limitando en lo posible el azúcar, grasas saturadas y  similares.

¿Lo habéis probado? ¿Qué os parece?

Fuente: Nonabox

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s